¿Lo tuyo es la Imagen Corporativa o la Marca Personal? Un post de @Teresalbalv

14/11/2016
Teresa Alba

marca corporativa

 

teresa albaSeguramente términos como imagen corporativa”, “identidad corporativa”, “branding”, “marca personal” o “personal branding, te resulten familiares y no te sorprendas al escucharlos. No obstante, hay conceptos en los que debes profundizar.

Aquí, no hago distinciones; ya sea que recién empieces con tu marca en Internet o dirijas una empresa con años de trayectoria.

Para todos los que trabajamos en marketing, hay mucha terminología que forma parte de nuestro pan de cada día y, por eso, en este post quiero invitarte a que profundices más.

Pero… ¡espera! Antes de entrar en materia quiero contarte por qué pienso que es importante que leas este artículo:

  • Hace unos meses denoté, por propia experiencia con mi blog, que muchos lectores confundían conceptos de branding que yo daba por asumidos.
  • La fuerza que puede llegar a tener la imagen corporativa de una empresa o marca personal es algo fascinante y digno de comprender en detalle.

Y ahora te pregunto;
¿alguna vez te has cuestionado de qué manera la magia del branding hace posible que podamos reconocer a las marcas de un sólo vistazo?

Para ir entrando en materia, te adelanto que esta “magia” es resultado de una combinación de diferentes elementos visuales y comunicativos. En otras palabras;

 

Una marca atrae mucho más cuando aplica lo visual en su estrategia, lo que se convierte en una premisa aún más fuerte cuando se trata de trabajar en Internet.

 

Por ello, y para que comprendas aún mejor todo esto, en este post veremos:

  • Cuál es la definición de imagen corporativa, así como otros conceptos relacionados.
  • Cuáles son las principales diferencias entre la imagen corporativa y la marca personal.
  • Por qué una empresa debe conseguir tener una imagen fuerte en Internet y qué elementos debe trabajar.
  • Mi experiencia con el desarrollo de mi propia marca personal.

¿Qué es la Imagen Corporativa de una empresa y la Marca Personal?

Igual piensas que lo tienes súper clarísimo, pero ahora dime, ¿cómo delimitarías la diferencia entre la imagen corporativa de una empresa y la marca personal?

Pues bien, eso es lo primero que quiero que veamos en este post, ya que es muy habitual que confundamos estos y otros conceptos de branding relacionados.

¿Qué tal si nos aplicamos un poco con la teoría? Saber llamar a cada cosa por su nombre, es fundamental para saber dónde nos encontramos y poder ponerlo todo en práctica.

Definición de Imagen Corporativa y otros conceptos relacionados

Lo primero que quiero dejarte bien claro es que la imagen corporativa no es únicamente el diseño del logo que representa la identidad de una marca o negocio. No, la imagen corporativa trasciende mucho más y eso es lo que quiero contarte.

 

“La Imagen Corporativa se puede definir como la percepción que tenemos de una marca, la cual es transmitida a través de la combinación de un logotipo o elemento de identidad visual y una actitud propia.”

 

Por tanto, se trata de un concepto abstracto más difícil de interpretar de lo que usualmente solemos pensar.

En otras palabras, la imagen corporativa de una empresa es mucho más que un elemento visual, está conformada por diferentes componentes emocionales que conectan con los usuarios de una manera diferente.

Además, suele crear confusión con otros conceptos como los siguientes:

  • Identidad Corporativa: Se trata de un concepto tangible (no abstracto), representado a través del logo, la tipografía y otros signos de identidad visual y verbal.
  • Marca Personal o Personal Branding: Este concepto, ampliamente utilizado en la era del 2.0 y la revolución del marketing digital, conceptualiza la esencia que define a un profesional dentro de su área y lo hace competitivo en el mercado.

¿Qué tal?, ¿me sigues? Vale, puede que ya sepas conceptualmente lo que es cada cosa, pero ahora viene lo que realmente importa y no es tan sencillo de delimitar…

¿Cuándo pasamos de tratar con una marca personal a hablar de una imagen corporativa?

Sígueme que enseguida te lo cuento :)

Diferencias principales entre Imagen Corporativa y Marca Personal

Para entender la delimitación que existe entre estos dos conceptos, siempre me gusta partir de una reflexión, que se basa en la idea de que aunque no se definen igual, entre ambos sólo existe una “cuestión de tamaño”.

Mientras que los conceptos de identidad e imagen corporativa se engloban el uno al otro, la marca personal podría considerarse el concepto análogo y, por tanto, que más confusión puede crear en su delimitación.

Como te comentaba líneas arriba, la marca personal es la que define la esencia profesional de una persona. Es decir, se trata también de un término intangible y que contempla elementos como los valores o la manera de hacer las cosas.

 

Lo complicado de desarrollar esta marca a nivel personal y, especialmente, en Internet, es que una única persona ha de enfrentarse con recursos limitados a la fuerte competencia existente en su sector.

 

Seguramente te preguntarás, ¿y por qué entre la marca personal y la imagen corporativa sólo existe una cuestión de tamaño? Pues muy fácil, aquí te lo cuento:

 

La marca personal pasa a ser imagen corporativa cuando el crecimiento y los recursos disponibles son tales, que detrás de todo el trabajo lo que hay ya no es una persona, sino un equipo.

 

¿Por qué es importante trabajar el Branding y tener una imagen fuerte en Internet?

Por complejo que pueda parecer desarrollar una marca, forma parte de los requerimientos que nos impone el mercado. No sólo hay que trabajarla, sino que ésta ha de ser cuidada y mantenida a lo largo del tiempo.

Déjame que ahora te cuente todos los beneficios que tiene hacer todo este trabajo reputacional y de qué manera me ha ayudado a mí como ejemplo de caso real.

Beneficios del Branding y elementos de la Imagen Corporativa

Internet nos abre un amplio abanico de posibilidades a la hora de potenciar nuestra marca pero también, a su vez, nos “obliga” a tener en cuenta muchos más elementos de comunicación e imagen de marca.

Sé que decirlo así pueda asustar un poco, pero quiero que sepas que, ante todo, esto sólo puede traer beneficios a tu negocio, además de una reputación para nada despreciable.

Entre ellos, trabajar muy bien la imagen corporativa de una empresa y, en general, el branding, te permite cosas como:

  • Representar mucho mejor los valores de tu negocio y crear lazos emocionales con clientes potenciales.
  • Fomentar el reconocimiento de marca ante cualquier situación o escenario.
  • Cohesionar los elementos corporativos con la estrategia de marketing global.
  • Transmitir coherencia y credibilidad en cada mensaje a través de cualquier canal de comunicación.
  • Crear un recuerdo permanente en la mente del usuario por aquello que se le da o hacemos a nivel profesional.

Estos son sólo algunos de los beneficios más destacados, y te aseguro que no son pocos, pero has de saber que para poder sacar provecho de todo esto, tendrás que controlar todos los elementos corporativos que rodean a una marca.

Aquí te doy algunos de los datos más importantes:

  • Logo, naming y/o eslogan: No todas las marcas cuentan con cada uno de ellos, puede que si eres un profesional independiente, tu identidad corporativa la representes mediante firma o que, siendo empresa, nunca hayas desarrollado un eslogan. Sea como sea, debes seguir una coherencia a la hora de aplicarlo y ser siempre fiel a su diseño (aunque lo actualices de cuando en cuando).
  • Tipografía y colores corporativos: El segundo elemento corporativo más fuerte, es el estilo que das a tus escritos, tanto en forma como en color. El tema del color es algo delicado, ya que no se visualiza igual en todos los soportes, y recuerda que debes mantener siempre una coherencia para resultar creíble.
  • Aplicaciones: Por último, hablarte de las aplicaciones que le das a los diferentes elementos de imagen corporativa. Vale, no se trata de un elemento en sí mismo, pero sí que de sus múltiples combinaciones puedes crear subelementos de branding o diferentes formas de transmitir la identidad visual.

Este último concepto que te he dejado caer aquí, es realmente interesante, y es lo que precisamente se trata en el manual de identidad corporativa, en el cual un diseñador profesional expone las normas a la hora de aplicar el logotipo y otros elementos de imagen corporativa a diferentes soportes.

Mi experiencia real con la Marca Personal

Por último, quiero hablarte sobre mi propia experiencia con la marca personal para que entiendas que esto, lejos de ser únicamente teoría, tiene consecuencias tangibles y realmente positivas.

Me gusta asemejar el trabajo que supone trabajar el branding, con los beneficios que a largo plazo puede generar la optimización SEO de una web, dado que una vez que llegan, lo hacen para quedarse.

Y es que, aunque las cosas no vayan del todo bien en momentos determinados, cuando has creado marca y dejado huella en los usuarios, las cosas buenas siempre vuelven a florecer.

A mi marca personal le debo esto y otras muchas cosas como:

  • Un modelo de negocio escalable.
  • Un desarrollo paulatino y continuado de mis habilidades profesionales.
  • Un plus de motivación originada por el feedback positivo de los usuarios.
  • Un mayor espectro de posibles clientes y proyectos.
  • Una mayor credibilidad para mis servicios y los de los que trabajan conmigo.
  • Una detección controlada y a tiempo de posibles errores estratégicos.
  • Un gran abanico de canales a través de los cuales hacer promos de calidad.

Para que me entiendas, gracias a mi marca personal puedo desarrollarme profesionalmente en eso que se me da bien y, además, trabajar con personas extraordinariamente profesionales y que conectan conmigo.

Conclusiones

En este post, te he contado el por qué de la importancia de trabajar en la imagen corporativa de una empresa, cuál es su definición y en qué se diferencia de la marca personal o personal branding.

Como has podido ver según mi propia experiencia, trabajar esto a cualquier nivel, tiene beneficios que traspasan dentro y fuera de una organización empresarial. No sólo esto, delimitar el salto de ser marca personal a corporación, radica en una cuestión de recursos.

A todo esto, debemos sumar las posibilidades que nos brinda Internet que, a su vez, pueden convertirse en un arma de doble filo si no se saben aprovechar y gestionar eficientemente.

En este sentido, ¿qué haces por tu negocio para que su imagen sea más fuerte y creíble?, ¿cuentas con una marca personal o una imagen corporativa?

Teresa Alba es Consultora de Marketing Digital y Gestora de Contenidos freelance. Tiene formación universitaria en Gestión de Negocios Internacionales y Docencia. Actualmente es la responsable de Marketing de MadridNYC y administradora del blog Diseño Creativo.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *