MALAS PRACTICAS SEO. POR QUÉ NO ES CONVENIENTE INTENTAR ENGAÑAR A GOOGLE.

malas practicas SEOEl posicionamiento SEO se ha convertido en los últimos años en algo muy codiciado por las empresas. La necesidad de aparecer en los primeros resultados de búsqueda de Google cuando un usuario busca una palabra determinada, ha generado que tanto empresas como agencias poco expertas en SEO, se lancen a intentar mejorar el posicionamiento orgánico con fórmulas a veces poco eficaces y peligrosas.

Si hay algo que todo SEO sabe y cumple a rajatabla, es que a Google no se le puede engañar. Quizás por unos pocos días el intento de engaño funcione, pero al 99,99% de las veces Google acaba pillándote y su penalización (reducción del Page Rank a veces incluso hasta 0 u otras), no tarda en llegar. Y volver a subir una vez estás penalizado, cuesta mucho más que si se hubieran conseguido buenos resultados de una manera “legal”.

Las buenas costumbres y técnicas en SEO son ya más o menos conocidas. Sin embargo, mucha gente no conoce lo que son las malas prácticas SEO que con frecuencia intentan quienes quieren conseguir buenos resultados a muy corto plazo, algo difícil en SEO.

Aquí os dejamos un catálogo de unas cuantas malas prácticas SEO que todos deberíais evitar.

Cloacking. Consiste en que a base de técnicas poco ortodoxas se consigue que lo que ven los buscadores y los usuarios sea totalmente distinto. Así, se crea una página muy optimizada y repleta de palabras clave para que los buscadores la indexen muy rápidamente, pero cuando los usuarios acceden a ella, redirecciona a otra página diferente. Se trata de una técnica peligrosa y de sobras conocida por Google, por lo que está bien preparado para detectarla.

El texto oculto funciona de manera similar. Consiste en poner muchas palabras clave en una página con el mismo color que el fondo de esta para que el usuario no lo vea. Sin embargo, los buscadores no entienden de colores sino de código, por lo que detectan este truco rápidamente y penalizan a la página sin dudarlo.

También de forma parecida actúan las páginas doorway, páginas especialmente diseñadas para una palabra clave, tema o tópico, pero que tienen escaso valor respecto del contenido. Cuando el usuario intenta acceder a ellas, el contenido que se le muestra es también distinto.

La acumulación de títulos en su día tuvo cierto éxito, pero ahora es algo que ya prácticamente nadie usa. Consistía en utilizar varios títulos (etiquetas H1) por página en los cuales se incluían más palabras clave, intentando así posicionarse mejor en los buscadores.

La densidad de palabras clave es otro aspecto interesante. Si bien en la actualidad Google ya no pondera para bien este aspecto (lo normal es que entre un 2% y un 6% del texto total puedan ser palabras clave) si que muchos intentan convertir sus textos o artículos en un glosario de palabras clave. Un excesiva saturación de estas en un mismo artículo puede ser penalizado por Google, ya que interpretará que le estamos intentado engañar. No olvidemos que la calidad de los contenidos, con un hilo argumental narrativo, es lo que actualmente más le gusta a Google.

De la misma forma, en relación con el contenido es importante destacar que el contenido duplicado también puede estar penalizado. Aquí me he encontrado principalmente con dos casos distintos, que son:

  • Que un autor o página web pueda copiar un texto o artículo de otro sitio “tal cual” y situarlo en su web. Esto, aparte de poco ético es penalizable por Google, por lo que hay que tener cuidado con ello.
  • El otro caso que he visto, corresponde a empresas que diseñan una nueva web con los mismos contenidos y en un dominio distinto del original, olvidándose de borrar la primera. Si esto se queda así, la nueva web, al tener los mismos contenidos de la original podrá estar penalizada mientras no se quiten los primeros.

Y ya para acabar, me gustaría destacar dos casos de malas prácticas SEO relacionados con los enlaces. El primero es del conseguir enlaces de malos vecindarios, es decir, enlaces provenientes de páginas de contenido para adultos, páginas de apuestas o cualquier otra que utilice métodos de dudosa calidad para conseguir mejoras en su PR.

Otro aspecto es la compra-venta de enlaces, algo que Google empieza a perseguir cada vez con más énfasis. Y por último los enlaces ocultos, técnica consistente en ponerlos en un tamaño de fuente minúsculo para que lo vea el ojo humano, pero fácilmente reconocible por los buscadores.

Conclusión: el SEO es cuestión de destreza, experiencia y tiempo. Cualquier intento por engañar a Google, significará pérdidas importantes respecto del posicionamiento de nuestra página.

4 Comments. Leave new

mktfan.com
27/02/2012 7:41 am

Malas practicas SEO. Por que no es conveniente intentar engañar a Google….

Si hay algo que todo SEO sabe y cumple a rajatabla, es que a Google no se le puede engañar. Quizás por unos pocos días el intento de engaño funcione, pero al 99,99% de las veces Google acaba pillándote y su penalización (reducción del Page Rank a veces…

Responder
Consultor de marketing
27/02/2012 11:25 am

Excelente artículo. Al final no conviene nunca hacer trampas, como se suele decir: El tiempo y google ponen a todo el mundo en su sitio.

Responder

Muchas gracias. Efectivamente y como bien dices, a Google es realmente dificil engañarle, sino, no sería quien es.
Un saludo

Responder

Creo que no existe ni siquiera el buen seo, sencillamente porque Google no permite que algo o alguien compita con ellos a la hora de hacer publicidad, recordemos que el fin de Google, es la publicidad, todo lo demás que tienen es relleno para conseguir su fin: ser los únicos que pueden hacer publicidad en internet, eso si, hay que pagarles a ellos, solo a ellos.
Lo que no entiendo es como hay tantas empresas que proveen posicionamiento, ¿es que acaso hay tanta gente a la que se pueda engañar?

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *